En el mundo existen muchas religiones, las cuáles se pueden conocer y entender gracias a citas de grandes iconos pertenecientes a este mundo. El cristianismo es un ejemplo de esto.

  • Si plantáis un árbol bueno, su fruto será bueno, pero si plantéis un árbol malo, su fruto será malo, porque el árbol por sus frutos se conoce. Jesús de Nazaret, Evangelio según San Mateo
  • Pero ya llega la hora, y es esta, cuando los verdaderos adoradores adorarán el Padre en espíritu y en verdad, pues tales son los adoradores que el Padre busca. Dios es espíritu, y los que le adoran han de adorarle en espíritu y verdad. Jesús de Nazaret, Evangelio según San Juan
  • Si hablo las lenguas de los hombres y de los ángeles, pero no tengo amor, soy como un bronce que vibra o un platillo que suena. Si tengo el don de la profecía, y comprendo todos los misterios y tengo todo el conocimiento, y si tengo tanta fe que puedo mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada. Si reparto entre los pobres todo lo que tengo y entrego mi cuerpo a las llamas, pero no tengo amor, de nada me aprovecha. San Pablo
  • Nuestro señor nos ha ordenado que lo que predicamos en palabras ante el pueblo, lo cumplamos en hechos ante cada uno. Doctrina de Addai
  • El Verbo de Dios se hizo hombre, para que aprendiéramos de un hombre, como el hombre puede volverse Dios. Clemente de Alejandría
  • La atención es un corazón en permanente reposo de todo pensamiento, que solo respira e invoca sin interrupción a Dios. Hesiquio de Batos
  • El espíritu, en primer lugar, busca y encuentra, luego se une a aquello que ha encontrado; conduce su búsqueda por medio de la razón, pero opera por el amor. La búsqueda de la razón se efectúa en orden a la verdad; la unión del amor en el de la bondad. Teopleto de Filadelfia
  • Dios siempre quiere hacerse hombre en aquellos que son dignos de ello. Máximo el Confesor
  • Haz Señor, que no quiera tanto ser consolado como consolar, ser comprendido como comprender, ser amado como amar; porque al entregarse uno mismo es cuando recibe; al olvidarse de uno mismo es cuando se encuentra. San Francisco de Asís
  • Yo me he vuelto hombre visible para que tú me ames viéndome, a mí, a quien no veías ni podías ver en mi Divinidad y a quien no amabas. Yo me he dado a Ti, date tu a mí. San Buenaventura
  • En verdad, el haber cometido pecados no es pecado con tal de que nos apene. El hombre no debe cometer un pecado por todo cuando pueda suceder en el tiempo o en la eternidad; ni pecados mortales ni veniales, ni de otra índole. Quien quisiera portarse bien con Dios, debería tener siempre presente que Dios, leal y amante como es, ha llevado al hombre de una vida pecaminosa a otra divina, que lo ha convertido de enemigo en amigo suyo, lo cual es superior a crear una tierra. Este hecho debería ser uno de los más fuertes acicates para afianzar al hombre
    totalmente en Dios y sería maravillosa la fuerza que tendría para inflamar al hombre con un amor tan grande de tal modo que renunciara por completo a sí mismo. Maestro Eckhart
  • Eleva tu corazón al Señor, con un suave movimiento de amor, deseándole por sí mismo y no por sus dones. Nube del no-saber